Amable

 

Amable Arias. Dibujos de polvo

Buscando la levedad, como tantas veces para expresarse, Amable crea una técnica propia. Toma papel de seda y lo empolva con partículas de Pasteles Rembrandt que previamente había obtenido pulverizando las barras con una cuchilla de hoja afilada. Para manchar el papel de seda se sirve de la palma de la mano, algo bastante complicado pues el papel al ser tan sutil podía arrugarse y quedar inservible. Por el reverso hacía un dibujo a lápiz que despedazaba con tijera, y luego lo recomponía pegando las piezas sobre papel Caballo. Así la línea blanca que vemos es simplemente el vacío entre uno y otro fragmento que el corte de tijera crea. Este método era empleado para los Dibujos de polvo monocromos que tienen únicamente polvo negro -y en un solo caso polvo azul, y en otros cuatro, blanco-.

Sin embargo cuando el dibujo es de diversos colores, la línea delimitadora está dada por el cambio de coloración. El sistema era en estos casos aún más complicado y laborioso, pues después de dibujar en el papel de seda, había que despedazarlo e ir dando un color diferente a cada una de las piezas.

Estas dos técnicas, monocromo y multicolor, algo diferenciadas en su ejecución, son muy distintas en sus resultados, y eso se nota en la aprehensión de los ojos-que-miran pues casi siempre hay una preferencia, a veces casi apasionada, por uno u otro grupo.

Amable realizó esta serie en dos épocas: 1975/78, 1981/82, aunque en ambas simultaneó colores y monocromo. Los tamaños son diversos, desde 75x100 los mayores, hasta 28x35 los menores.

Estos dibujos a la hora de ser expuestos necesitan ser mostrados con un cristal, que de alguna manera vela la levedad de la textura, por eso creo necesario un ejemplo físico, y aquí está, expresamente preparada para este catalogo, una pequeña forma manchada y recortada, que nos hace entender como Amable se sirvió de un ligero empolvamiento como materia creativa.

Y es que en su búsqueda experimental Amable investigó con materiales y soportes fuera del hacer convencional, por eso el polvo, el humo, el azar, el sonido, y hasta el aire están presentes en su obra. Suelen ser obras difíciles de exponer, en esta ocasión, con el polvo de protagonista, ha sido factible.

Hace unos años se expuso una parte de estos dibujos en la Galería Dieciséis de mi querido amigo Gonzalo Sánchez, hoy fallecido. Los catálogos, en su día, fueron tan apreciados y hoy buscados sin éxito -en mis archivos tengo únicamente dos- , como espero lo sea el nuevo catálogo, pues lo hemos hecho, diría, con mimo.

Debo decir que la gran mayoría de la obra expuesta aquí, en la Galería Ekain, de Donostia, es inédita, lo que me deja muy satisfecha, pues quienes me conocen saben de mi interés porque el público pueda ir disfrutando poco a poco de la obra total de Amable. Es algo difícil, pero no cejo en mi empeño, ya que el arte -a mi entender- debe ser reconocido, pero también conocido.

Maru Rizo, Donostia, 2016-05-29 www.amablearias.com

 

 

Amable Arias © · aviso legal · Publica esta página en Facebook  Publica esta página en Twitter feed-image Información

Diseñado por HISPATEK