Amable

Mas datos :: Noticias :: Exposición colectiva :: Un ojo transitivo :: El proyecto del Cine Club de Irún

Exposición colectiva: Un ojo transitivo. El proyecto del Cine Club de Irún

Museo Oteiza: 27 de enero - 24 de abril de 2022

 

En el marco del proyecto "Un sitio para pensar. Escuelas y prácticas experimentales en el País Vasco, 1957-1979".

Una producción de Artium Museoa y Museo Oteiza.

Comisariado: Mikel Onandia, Rocío Robles, Sergio Rubira.

Publicación monográfica con textos de David Fuente, J. P. Huércanos, Irene López Goñi, Mikel Onandia, Rocío Robles Tardío, Sergio Rubira, Fátima Sarasola y Miren Vadillo.

 

Exposición Museo Oteiza: 27 de enero - 24 de abril de 2022.

Exposición Artium Museoa: 21 de enero - 5 de junio 2022.

 

Tras su éxito en la Bienal de São Paulo en 1957 y una vez instalado en Irun, Jorge Oteiza transformó sus procesos de trabajo en sistemas organizativos con los que configurar modos de convivencia, redes de trabajo y formación, así como espacios sociales. Con el fin de fundar su proyecto de Escuela de arte contemporáneo e Instituto de investigaciones estéticas, Oteiza recuperó el reclamo de la creación de una Casa de la Cultura, cuyo primer paso lo constituyó el recién fundado Cine Club Irun (CCI).

La muestra Un ojo transitivo. El proyecto del Cine Club Irun, integrada dentro del proyecto expositivo Un sitio para pensar. Escuelas y prácticas educativas experimentales en el País Vasco, 1957-1979, producido por el Museo Artium y el Museo Oteiza, plantea un acercamiento crítico a las experiencias educativas, artísticas y colectivas suscitadas desde el Cine Club Irun y, en particular, la I Semana de Arte celebrada en 1961, entendidos como un episodio clave de creación, pensamiento y cultura, cuyo análisis constituye un elemento esencial en la comprensión del contexto cultural de Jorge Oteiza y su tiempo.

Esta exposición en Alzuza, comisariada por Mikel Onandia, Rocío Robles Tardío y Sergio Rubira, con la colaboración de Xabier Salaberria en el diseño expositivo, completa el desarrollo expositivo general del proyecto que se puede contemplar en Artium Museoa y que se estructura en 19 casos de estudio que analizan otros tantos proyectos desarrollados en ese período caracterizados por su vocación educativa y su voluntad de crear espacios para la investigación y el encuentro en el contexto de las prácticas artísticas de la época.

Cine Club y Semana de Arte

Las actividades del Cine Club arrancaron en mayo de 1958, con una propuesta quincenal de cine-fórum, actividad que se completó con el establecimiento de una biblioteca y la subscripción a revistas especializadas, así como las I Jornadas de Cine para niños (1960). El CCI amplió su programa de actividades y estructura en años siguientes: Concurso anual de diapositivas (1969), I Rallye de Foto y Cine del río Bidasoa (1969), Certamen de cine amateur (1970), entre otros. Estas iniciativas contribuyeron a reforzar los lazos de la comunidad mediante la práctica cinematográfica, además de participar en el conocimiento del paisaje y la cultura a través de la cámara. En 1964, se añadieron las Jornadas internacionales de cine, para las que Néstor Basterretxea diseñó los carteles de las cinco primeras ediciones y el trofeo del certamen, denominado Ícaro.

Uno de los episodios de mayor alcance en la trayectoria del CCI, desde el punto de vista de la construcción del relato del arte vasco moderno y sus dialécticas, lo constituye la I Semana de arte, de 1961. Sus organizadores entrevieron esta actividad como una señal que los aproximaba al proyecto de la Casa de la Cultura. Los debates sobre arte abstracto y figurativo animaron la exposición de pintura y escultura, cuya selección de obra ejemplificaba, también a juicio de Oteiza, la polarización entre lo que había sido y debía ser el arte contemporáneo.

La exposición muestra ahora numerosa documentación inédita vinculada a estos dos proyectos, procedentes del Archivo del Museo Oteiza y del Archivo Municipal de Irun, así como dos  piezas audiovisuales que se proyectaron en el Cine club, A ras de río (1964), de Javier Aguirre, y Txapeldun (1968), de Javier Zuazu. Su presencia se completa con las obras de algunos de los artistas que participaron en la Semana de Arte de 1961, que representan el conflicto entre abstracción y figuración latente en la época, representado en las pinturas y esculturas de Jorge Oteiza, Eduardo Chillida, Néstor Basterretxea, Remigio Mendiburu, Mari Paz Jiménez, Rafael Ruiz Balerdi, Amable Arias, Menchu Gal, Gonzalo Chillida,  José Gracenea, Franz Weissmann, Antonio Valverde o Gaspar Montes Iturrioz.

Esta exposición ha sido posible gracias a la generosa colaboración de diversas instituciones y particulares como Museo de Bellas Artes de Bilbao, Museo de Bellas Artes de Álava, Colección Basterretxea, Fundación Menchu Gal, Colección Gracenea, Legado Gonzalo Chillida, Colección Maru Rizo, Colección Mendiburu Inda, Sucesión Eduardo Chillida y Hauser & Wirth, Colección Gurutz Albisu y Filmoteca Vasca.

 

Amable Arias © · aviso legal · Publica esta página en Facebook  Publica esta página en Twitter feed-image Información

Diseñado por HISPATEK